El maíz es el cultivo más importante en extensión para el Perú


Perú es considerado como el centro de origen del maíz y cuenta con una gran biodiversidad genética conformada por más de 50 tipos de maíces.

El maíz es el cultivo más importante en extensión para el Perú. En promedio se siembran unas 520 mil hectáreas de maíz al año a nivel nacional y alrededor de 82 mil familias dependen directamente de este cultivo, lo que demuestra su importancia socioeconómica para el país.

Así lo indicó el gerente de la línea de semillas de Hortus, Ing. Carlos García, quien indicó que, del total de dichas áreas, aproximadamente 300 mil hectáreas corresponden a maíz amarillo duro y 220 mil hectáreas son de maíz amiláceo.

Maíz Amarillo Duro (MAD) En el caso del maíz amarillo duro, dijo que aproximadamente el 90% del área de MAD está destinada para la producción de grano (usado principalmente para la alimentación de pollos, cerdos y vacunos) y el 10% del área restante se destina a la producción de forraje (para alimentación de ganado lechero). En los últimos años se viene utilizando la planta de maíz para alimentación de animales menores (cuyes).

Agregó que los principales departamentos productores de MAD para grano se ubican en la región de la costa con 105 mil hectáreas y en la región de la selva con 165 mil hectáreas. Además, hay 30 mil hectáreas de MAD en la costa que se destina para la producción de forraje (para alimentar al ganado vacuno).

En la región de la costa, los departamentos de mayor área de MAD son: Lambayeque, La Libertad, Áncash, Lima, Ica y Arequipa. Carlos García indicó que estas zonas se caracterizan por el uso de tecnología media a alta, uso semillas de calidad (híbridos) y cuentan con disponibilidad de agua. El rendimiento promedio de grano es de 9 a 10 toneladas por hectárea (en algunos valles del norte chico el rendimiento supera las 15 T/ha). Asimismo, mencionó que en la costa el uso de semillas de calidad es de 95%.

Mientras que en la región de la selva, los departamentos más importantes de maíz amarillo duro son San Martín, Loreto, Amazonas, Ucayali y Huánuco. Esta zona se caracteriza principalmente por el uso de baja tecnología, semillas de baja calidad y muchas áreas dependen de las lluvias. El rendimiento promedio varía entre 2 y 3 toneladas por hectárea. Del total de área de MAD que se siembra en la selva, se estima que un 15% del área viene usando semillas de calidad (híbridos) habiendo incrementado significativamente hasta en 5 toneladas por ha.

Maíz amiláceo En el caso del maíz amiláceo, señaló que la principal región productora es la sierra. Los departamentos más productores de maíz amiláceo son: Cajamarca, Cusco, Apurímac, Ayacucho, Huancavelica, y otras (hay producción de maíz amiláceo en prácticamente todas las regiones de la sierra).

Indicó que en la costa también hay variedades de maíz amiláceo, pero para la producción de choclo (para acompañar el cebiche). El rendimiento productivo de maíz choclo está por las 15 toneladas por hectárea, y en el caso del grano seco (mote o canchita) el rendimiento está por las 2 o 3 T/ha.

Carlos García destacó que el Perú es considerado como el centro de origen del maíz y cuenta con una gran biodiversidad genética de más de 50 razas de maíces amiláceos. La evolución de las razas se origina desde tiempos remotos en donde los agricultores, tuvieron un rol importante desempeñando una amplia gama de funciones en relación con la producción y el mantenimiento de las semillas. En muchos casos son ellos quienes todavía continúan con la tradición de conservar los recursos genéticos; seleccionando y plantando las semillas a partir de sus variedades y son los principales consumidores de su producto.

“Todas las razas de maíz amiláceo son variedades de polinización abierta, mejoradas en algunos casos por selección masal.  A diferencia del MAD, no ha habido un mejoramiento genético significativo y no se cuenta con híbridos de MAD en la actualidad, por eso los rendimientos son muy variables y mucha de esa producción es para autoconsumo y el resto para comercializar en los mercados locales, aunque ya hay una pequeña producción comercial para exportación”, sostuvo.

Retos del sector
En otro momento, el responsable de la gerencia de semillas de Hortus, destacó el potencial del mercado nacional para el MAD. Al respecto, señaló que la demanda actual, solo de la industria avícola nacional por este producto, asciende a alrededor de los 5 millones de toneladas/año, sin embargo, la producción nacional de MAD grano llega aproximadamente a 1.45 millones de toneladas/año, es decir, solo logra abastecer el 29% de la demanda total de dicho grano, lo que significa que el sector demandante está obligado a importar el resto generando salida de divisas.

Explicó que para que la producción nacional de MAD pueda atender la demanda nacional es necesario elevar los rendimientos, y para ello se debe contar con genética de alta calidad (híbridos de alto potencial de rendimiento y tolerantes a enfermedades), así como la aplicación de mayor tecnología.

“El reto para mejorar los rendimientos en el caso de la costa es la mecanización del cultivo (siembra, fertilización y cosecha), mientras que en la selva se debe incrementar la tasa de  uso de semillas de calidad (híbridos). De las 165 mil hectáreas de MAD que se cultivan en la selva, entre un 10% a 12% ya usa con semillas de calidad, lo que ha permitido incrementar su rendimiento de 2.5 T/ha a 5 T/ha”, manifestó.

Agregó que la mayor área de siembra del maíz en la selva se ubica en las laderas y depende de las lluvias; además la mayoría de productores no hace fertilización, ni control de malezas, lo que limita el rendimiento productivo.

“Si logramos que las 165 mil hectáreas de MAD que se cultivan actualmente en la selva y que tienen un rendimiento promedio de 2.5 T/ha  se incrementen a 5.0 T/ha con el uso de semilla hibrida, estaríamos hablamos de un incremento de la producción nacional de grano de casi 500.000 toneladas; con esto pasaríamos a cubrir gran parte de las importaciones, lo que evitaría la salida de divisas y duplicaríamos los ingresos de esas familias de agricultores”, finalizó.

Dato

. Según la consultora Inform@cción, las exportaciones peruanas de maíz amiláceo en el 2019 alcanzaron los US$ 20.669.352 (11.326.020 kilos), destacando las partidas de maíz blanco gigante de Cusco US$ 12.924.303 (7.054.610 kilos), los demás maíces excepto siembra US$ 5.823.022 (3.096.590 kilos), maíz morado US$ 1.311.512 (843.700 kilos). Por su parte la exportación de maíz amarillo duro sumó US$ 337.716 (199.260 kilos el año anterior). Por el lado de las importaciones de maíz amarillo duro, en 2019 alcanzaron los US$ 763 millones (3.982 toneladas) que vienen principalmente de Argentina y Estados Unidos.


Moquegua, 21 de Julio del 2020

 Fuente: Agraria.pe