Senasa anuncia medidas de resguardo ante peste porcina africana


Esta enfermedad no tiene tratamiento y hasta la fecha no existe vacuna para su prevención. Perú es libre de la enfermedad y se espera conservar este estatus.

Ante el aumento de focos de peste porcina africana (PPA) en países como Alemania y Rumanía, el Servicio Nacional de Sanidad Agraria (Senasa) exhortó a la ciudadanía, en especial a los que llegan del extranjero al Perú, a adoptar medidas para evitar que esta enfermedad altamente contagiosa llegue a nuestro país, ya que produciría altos índices de mortalidad en los cerdos, cuantiosas pérdidas económicas y productivas en el sector porcicultor.

Las consecuencias económicas afectarían a los casi 600 mil productores de ganado porcino de las regiones de la costa como Lima, Arequipa y La Libertad, así como a los ubicados en zonas de frontera, ya que, por esta enfermedad, la morbilidad y la mortalidad es alta, se perderían puestos de trabajo y generaría un impacto negativo en el consumo de carne de porcino en el país.

El Perú está libre de la enfermedad, pero la situación sanitaria internacional ha puesto en alerta a las autoridades de sanidad animal de la región para tomar medidas de prevención y evitar el ingreso del virus de la PPA, reforzando el control de porcinos, productos y subproductos de porcinos, de riesgo en fronteras y promoviendo la adecuada disposición de residuos alimentarios de aviones y barcos para evitar el ingreso de la enfermedad.

El virus de la PPA puede transmitirse por contacto directo con cerdos infectados o por consumir restos de carne porcina infectada o de productos cárnicos porcinos infectados no procesados; puede permanecer en la carne infectada durante 3 a 6 meses en productos de porcinos sin cocinar.

Además, por su gran resistencia ambiental, su transmisión puede ser por piensos, garrapatas o fómites (elementos no vivos), como calzado, vestimentas, vehículos, cuchillos, equipos, etc.

El Senasa, exhorta a los productores a notificar la sospecha de porcinos con signos clínicos compatibles en granjas o crianzas de porcinos e incrementar las medidas de bioseguridad tanto en granjas como en crianzas familiares porcinas.

Tales medidas buscan salvaguardar la producción anual de carne porcina que asciende a las 220,000 toneladas por año y las 3,500 cabezas de ganado porcino nacional, siendo Lima el mayor productor, con 46%, seguido de Arequipa y La Libertad.

En el Perú, el consumo nacional de carne de porcino está en ascenso. En la última década (2008 – 2018) creció más del doble, pasando de 3,5 kilos a 8 kilos por persona. Según cifras brindadas por la Asociación Peruana de Porcicultores (Asoporci), tres cuartas partes de esta producción provienen de granjas tecnificadas.

Signos de la enfermedad en los porcinos

Los porcinos infectados pueden presentar signos clínicos entre los 5 a 19 días del contagio, por ejemplo, muerte súbita, fiebre alta, hemorragia en piel y en órganos, debilidad, postración, diarreas sanguinolentas, entre otros; las hembras preñadas sufren abortos.

El Senasa exhortó a la ciudadanía a tomar conciencia de los riesgos que pueden generarse al ingresar a nuestro país productos y subproductos porcinos sin la certificación correspondiente, respetar las medidas de bioseguridad en la crianza y producción de porcinos y evitar el contacto con estos animales con personas que ingresan al Perú desde países afectados.

Las consecuencias para la industria porcina y consumidores serían muy serias; la falta de productos derivados de cerdo afectaría la cadena productiva porcina directa e indirecta y a la gastronomía nacional, que en los últimos años ha posicionado a nuestro país como uno de los mejores destinos culinarios del mundo.


10 de Noviembre del 2020

 Fuente: http://www.agronoticias.pe